LA VISIÓN EN EL MUNDO

 

El impacto de la visión en Chile en el 2017 fue poderosa. Damos gracias a todo el equipo G12 por el continuo entrenamiento que recibimos, haciendo que nuestros ministerios tengan una mayor eficacia y enfoque.

Es el caso del último entrenamiento misionero dado en la convención de jóvenes en Bogotá, en el mes de Julio del año en curso, este marcó un antes y un después en el desarrollo de la visión en todo chile!

Nos dimos a la tarea de reentrenar a todo nuestro liderazgo y cuerpo pastoral que dirigimos. Muchas veces nos ocurre lo que dice la escritura.

“Si se embotare el hierro, y su filo no fuere amolado, hay que añadir entonces más fuerza; pero la sabiduría es provechosa para dirigir.” Eclesiastés 10:10 RVR1960

A veces sin darnos cuenta estamos trabajando mucho y con gran esfuerzo y no vemos el fruto anhelado.

Fue un tiempo de revisar uno a uno los pasos en el proceso de la visión, corregir y fijar metas muy claras y con un enfoque preciso.

Nos dimos a la tarea de tener información fiel y permanente, evaluando cualitativa y cuantitativamente cada proceso de la visión, todo esto nos ha llevado por primera vez, a alcanzar todas nuestras metas de crecimiento.

Iniciamos por desafiarnos a alcanzar un incremento en la asistencia a la Convención del 30% y lo logramos. Contamos con 5000 personas. Determinamos crecer en un 30% en nuestra membresía en todas las iglesias MCI, en especial la principal en Santiago y lo logramos.

Al 31 de diciembre pudimos ganar un total de 2.444 personas, llevamos a la Universidad de la Vida 779 personas, involucramos en Capacitación Destino a 329 personas, hemos registrado una asistencia semanal promedio a nuestras reuniones de domingo de 1.500 personas y cerramos el 2017 con 350 células.

Un hecho milagroso a través de la sangre de Jesús fue que durante 26 años estuvimos orando para que mi suegro regresara a la MCI. Cuando fue publicado el libro “Tan solo una Gota” de nuestro pastor César Castellanos, comenzamos a orar específicamente aplicando cada derramamiento de la sangre de Jesús sobre su vida y en tres meses vimos el milagro que durante 26 años no vimos!

Damos gracias en primer lugar a Dios por Su amor, Gracia y Misericordia. También damos gracias a nuestros pastores César y Claudia Castellanos por su pastoreo, amor, paternidad, confianza y dirección que nos impulsan constantemente a grandes conquistas.

Al equipo de Misiones en cabeza de los pastores Julián y Lorena por el esfuerzo permanente que dan para que podamos alcanzar la excelencia y el crecimiento en nuestros ministerios.

 

PASTOR RAFAEL PÉREZ

CHILE

Start typing and press Enter to search