Usted puede conformar el mejor equipo

cesarauthor

Sin lugar a duda, el más grande visionario de todos los tiempos ha sido nuestro Señor Jesucristo. En el Sermón de la Montaña, el Señor Jesús enseñaba que, al edificar una casa, hay dos clases de personas: el sabio y el necio. El sabio busca un buen fundamento, más el necio edifica sobre la arena.


JESÚS, QUE ES EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA, NO INFLUENCIABA A LAS MULTITUDES NI LAS PRESIONABA PARA QUE LE SIGUIERAN, JESÚS SABÍA QUE SI QUERÍA EDIFICAR UNA IGLESIA SÓLIDA QUE PUDIERA SOPORTAR LAS INCLEMENCIAS DEL TIEMPO, DEBERÍA HACERLO CON ROCAS.


Por esto cambió el nombre a Simón, hermano de Andrés, por el de Pedro que significa “roca”. Lo hizo dando a entender lo que Él haría con cada uno de los doce en Su equipo, pensando en lo eterno y no en lo temporal.

Para poder tener éxito en su ministerio con discípulos firmes como rocas, dispuestos a mantenerse en los momentos de prueba, le invito a que aplique algunos sencillos principios:

1. ELECCIÓN

En el equipo que el Señor estaba conformando hubo toda clase de personas, cada una con su personalidad peculiar y su temperamento, más Jesús veía en ellos, lo que ellos mismos nunca habían visto. Así como los doce debían permanecer con Jesús para predicar y sanar enfermos, la base de su equipo debe ser el contacto personal pues al tener cercanía con sus discípulos, podrá corregirlos y orientarlos en todas las áreas de su vida.

2. FORMACIÓN

Cuando Dios creó al hombre, no lo hizo de materiales inexistentes sino que tomó de lo que había, del barro de la tierra y con este material imperfecto se dispuso hacer a la primera pareja. De igual manera, Dios pone en sus manos a personas que son como el barro; usted debe verlas con los ojos de la fe y con sus palabras, su ejemplo y su testimonio influenciar en sus vidas. Dentro de la formación está el forjar lazos de amistad, esto hace que toda barrera de prevención que los discípulos puedan tener hacia usted sea quitada.

3. ACÉRQUESE AL EQUIPO

Formar el equipo implica invertir tiempo en ellos, porque es aprender a conocerlos fuera de la iglesia. Al acercarse, usted puede conocer sus necesidades, descubrir valores y direccionarlos a dar fruto abundante. Lo que más favorece a los discípulos es la impartición espiritual; reúnase con su equipo e imparta una palabra de fe que les traiga aliento y esperanza.

4. DOMINIO PROPIO

Las heridas profundas de una persona se originan se deben a que en algún momento fueron testigos de maltrato físico o verbal. Esto mismo sucede con los discípulos, tenga presente que una mala actitud que el líder tenga hacia ellos, puede marcar negativamente. Es importante que el líder ejerza su dominio propio y siempre deje gratos recuerdos en aquellos que lo rodean. Sea un líder respetuoso y no haga acepción de personas.

5. ENFOQUE

El término enfoque implica dedicarse a una sola cosa. En ocasiones el líder intenta hacer muchas cosas al mismo tiempo y esto lo neutraliza, lo bloquea y le quita fuerza de conquista. Mire el ejemplo de Jesús quien durante tres años y medio se enfocó en formar a Sus discípulos. Enfóquese en la solidez de su equipo.

6. ENSEÑE CONTINUAMENTE

El Señor Jesús salía con sus discípulos en Sus recorridos para estar esos momentos a solas con ellos y a través de cada vivencia poder edificarlos. Al igual que Jesús, usted también puede usar cada situación para ministrar a sus discípulos y enseñar la Palabra. Disfrute de cada momento que pueda compartir con ellos, el trabajo con sus doce nunca debe ser una carga o una tarea pesada, sea sincero, dedicado e imparta vida.

7. TRANSMITA LA VISIÓN

Luego de poner todo de sí para conformar su equipo de doce, usted debe trabajar con cada uno de sus discípulos para que éstos a su vez se reproduzcan en otros doce. Su gran desafío como líder será darle el orden correcto a la Visión, haciendo que cada uno de sus líderes no solo conformen su equipo de doce sino que debe ayudar a que cada uno de estos últimos puedan establecer una célula. Esto da como resultado la llave la multiplicación que son los ciento cuarenta y cuatro.

Dios le ha llamado a alcanzar sus generaciones. Si aún no ha conformado su equipo de doce, comience con una célula, créale a Dios, este es el tiempo de conformar el mejor equipo.

Start typing and press Enter to search