TIPS PARA UN NUEVO COMIENZO

Cuando se cierra el ciclo de un año y comienza una nueva etapa, hay muchas proyecciones, planes, metas trazadas y sueños específicos por cumplir, las personas se preocupan de enviar mensajes y tarjetas a sus familiares deseando felicidad y bendición para el año que viene; pero es importante conocer lo que hay en el corazón de Dios hacia nosotros: debemos entender que Él preparó toda clase de bendiciones para Sus hijos y están más cerca de lo que podemos imaginar y si tan solo extendemos nuestra mano podremos alcanzarlas, tomarlas y hacerlas nuestras.

Esta enseñanza cobra sentido y claridad al ver lo que dice la Palabra en 3 Juan 1:2 cuando dice:

 

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

 

Para comenzar este 2017 en la plenitud de la bendición de Dios, es importante que tenga muy claro que usted es el amado del Señor y que Él desea:

 

 

  • Que sea prosperado en todas las cosas

 

 

Uno de los requisitos para que las bendiciones siempre le acompañen es recibir la Palabra de Dios con un corazón deseoso por escuchar Su voz; el verdadero propósito es que usted pueda deleitarse en sus enseñanzas y meditar de día y de noche en ellas, para que sea como ese árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, su hoja no cae y todo lo que haga, prospere en gran manera (Salmos 1:2-3).

 

  1.       Que tenga buena salud

 

Es importante entender que la enfermedad es un mensajero de la muerte, que roba las finanzas, puede arruinar las vidas, es causante de divisiones familiares y siempre indispone el ambiente. Pero el Señor Jesucristo, en Su gran amor y misericordia, tomó la enfermedad y el dolor y lo llevó sobre Su cuerpo y los destruyó para siempre en la Cruz del Calvario.

Lo único que Él demanda de nosotros es que creamos que ya lo hizo, pues así podremos disfrutar de todos los beneficios de la redención.

 

  1.   Que su alma prospere

 

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmos 103:1-2)

 

El salmista David tenía muchas razones para bendecir el nombre de Dios, por eso, dice a su propia alma que es su deber hacerlo y le presenta suficientes razones: le dice que bendiga a Dios por el perdón, la sanidad, la restauración, los favores y las misericordias que Él le otorgó, el cuidado y protección, etc.

Siempre habrá motivos por los cuales estar agradecidos con Dios, por Su gracia inmerecida y por poner Su mirada sobre nosotros.

 

Tal vez puedan venir pensamientos que tratarán de hacerle creer que lo que usted ha hecho para Dios no ha valido la pena, que ha fracasado en ciertas áreas de su vida, que quizás no tiene sentido luchar y perseverar por esos sueños que Dios le ha prometido en algún momento, pero le invito a que no crea esas mentiras que solo provienen del enemigo y que lo quieren sacar del propósito divino. Le motivo a que al comenzar el año pueda escribir, dibujar detalladamente o tener imágenes fotográficas de lo que desea que Dios haga durante los siguientes 12 meses del año y comparta estos sueños con otros, ya que así se pondrá en evidencia y pondrá a marchar la fe.

 

Usted como hijo de Dios es más que vencedor por medio del poder de la sangre de Jesús, por eso, crea que este año será el mejor de su vida, que el Espíritu Santo está obrando y gestando los milagros más sobrenaturales y que la bendición de lo Alto lo alcanzará.

 

Declare con fe: “Este año que llegar será el mejor año de mi vida. Este año que viene  seré un conquistador. Dios me dará Sus sueños y avanzaré, venceré y triunfaré en el nombre de Jesús”

Pastor César Castellanos

0

Start typing and press Enter to search