¿Su Camino o mi Camino?

¿Su Camino o mi Camino?

La vida con Dios es una vida de relación, entre más le conocemos a Él, más dependeremos de Él. Significa que debemos darle el control total de cada área de nuestras vidas, y permitir que Él sea quien nos guíe hacia nuestro destino.

Muchas veces por naturaleza, queremos nosotros tener el control, saber el resultado final hacia donde Dios nos está dirigiendo. Pero Dios es un Dios de procesos; tal vez nos muestra un panorama general de hacia dónde nos quiere llevar, pero no tenemos claridad total del cómo. Es una vida de fe. Y en medio de los procesos divinos es que nuestro carácter es formado, y es ahí cuando crecemos a Su semejanza.

La palabra “encomendar” en el hebreo es g̱âlal

Su raíz habla de comprometer, quitar o hacerse a un lado.

En otras palabras, Dios nos invita a hacernos a un lado del timón de nuestras vidas y dejar que Dios mismo sea el que lo maneje. Nuestra vida en Él estará mucho más segura.

¿Será que le hemos dado el control total a Dios en el área de nuestra familia?

¿Si Dios tuviera para darnos 5 o 10 hijos como parte de Su plan divino para nuestra  vida, estarías dispuesto a aceptar Su propósito? Tal vez te preguntas, ¿5 hijos? ¿Cómo? ¿Con qué recursos, o con qué tiempo?  Creo que eso es parte de la confianza en Dios.

Después de haber tenido a mi primer hijo Noah, Dios habló a mi corazón a través de Su palabra, y me dio una promesa que me daría seis hijos. Hace poco tuve mi tercera hija, Chloe, que representa la bendición de Dios en mi casa. Y estoy muy agradecida con Dios por ella y por mis otros dos hijos.

Sin embargo, muchas personas se me acercan y me preguntan:  ¿Aún quieres seis hijos? ¿Estás segura? Mi respuesta siempre es la misma: ¡Amén! Si es Su voluntad, Él me dará la provisión, la gracia, el tiempo, la paciencia, la sabiduría y las fuerzas para levantar hijos en el temor a Dios.

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Isaías 55:8-9

He entendido algo, nosotros no somos dueños de nuestras propias vidas, todo absolutamente todo debe provenir de nuestra fidelidad a Él y a Su Palabra.

Recuerdo cuando Dios le habló a mi mamá de sacar a Sara, mi hermana menor, del colegio para colocarla en homeschool [colegio en casa].  Estábamos recién llegados a los Estados Unidos, mi mamá no sabía inglés, y se preguntaba muchas cosas. El dilema más grande para ella era si Sara recibiría la mejor educación. En verdad era un paso de fe. Un reto. Pero ella fue sensible a la voz de Dios, obedeció. Fue en ese tiempo, que mi hermana Sara nació a la Palabra de Dios y al ministerio. Hoy en día, se ha levantado con un mensaje poderoso para esta nueva generación. ¡También es muy inteligente y  se gradúa en ciencias políticas este año!

Hoy te invito a que te hagas a un lado del timón de tu vida, deja que Jesús te guíe en cada área de tu vida. ¡Él con seguridad te llevará a cumplir tu propósito en esta tierra! ¡Encomienda a Jehová tu camino, confía en él, y él hará!

Manuela Castellanos

Start typing and press Enter to search