Perú se levanta a la conquista

El pasado 20 al 23 de octubre en la ciudad de Lima, se realizó la Convención Manda Tu Lluvia 2016, donde se vio el respaldo de Dios de una manera poderosa y se hizo evidente la visita del Espíritu Santo sobre cada asistente. Todo el liderazgo estaba listo para recibir esa lluvia de restauración y recompensa que venía fruto de haber creído con fe a la Promesa de Dios. Luego de jornadas de intercesión y ayuno por parte del equipo de pastores y líderes, cada convencionista pudo recibir un mayor nivel de fe para conquistar las respuestas y los milagros.

Todo empezó con un sueño que Dios puso en el corazón de Hugo y Juanita Hoyos, Pastores representantes de la Visión G12 en Perú, al llevarlos a conquistar un lugar mucho más grande y de mayor capacidad, el estadio Alianza Lima. El Perú estuvo representado con más de 6 mil asistentes en los días de convención y 22 mil personas durante el gran cierre en la Mañana de Milagros, todo esto gracias al apoyo de las diferentes delegaciones que asistieron de diferentes departamentos del País.


LA CONQUISTA SE LOGRÓ GRACIAS A LA UNIDAD DE TODO EL LIDERAZGO TAL Y COMO HA ENSEÑADO LA PASTORA CLAUDIA CASTELLANOS: “DONDE HAY EQUIPO, HAY CONQUISTA”


“Creo que Dios busca siempre sorprendernos y llevarnos a niveles mayores. Nuestras pasadas convenciones las hemos realizado en coliseos, pero al momento de organizar los preparativos para este año, nos encontramos con que aquellos lugares que anteriormente alquilamos ya estaban ocupados; fue así como Dios nos llevó a mirar el Estadio Alianza Lima y nuestra primera reacción fue reír. Aunque para nosotros era una locura pensar en tomar el estadio, en el corazón entendíamos que era el sueño de Dios para la MCI de Perú. Él quería llevarnos a un nuevo tiempo; fue así como todo el liderazgo en unidad de espíritu, decidimos creer y avanzar.

Por supuesto que nos encontramos con desafíos: el primero fue sin duda realizar por primera vez la Convención en un estadio de tal magnitud con capacidad para 35 mil espectadores; el segundo desafío fue a nivel financiero, pero sin duda, en medio de esas circunstancias, Dios nos dio la fe para ver la victoria. Vimos a Dios real en cada detalle y todo fue posible sólo gracias a Él.

Realmente fue maravilloso el mover del Espíritu Santo cada día, sobre todo en la Mañana de Milagros, pues pudimos ser testigos de cómo gran cantidad de personas fueron no solamente sanadas a nivel físico, sino también emocional; hijos, padres y matrimonios recibieron restauración a través del Poder de la Sangre de Jesús. No volveré a ser la misma después de este tiempo, creo que la iglesia tampoco; a partir de ahora, Perú se levanta a brillar más fuerte que nunca, los aires han sido limpiados y crece la expectativa de todo lo que Dios hará con nuestra nación”.

Juanita Hoyos · Pastora MCI Perú

Start typing and press Enter to search