MUJER, ERES EL POEMA DE DIOS

cesarauthor

Hoy es el día propicio para dar gracias al Padre por darme el privilegio de estar rodeado de cinco preciosas mujeres en mi hogar, y un hijo amado, porque a través de ellos veo Su bondad hacia mi vida a diario.

Siempre he creído que Dios es perfecto en hacer las cosas, y por ese motivo, me ha dado la oportunidad de disfrutar cada momento al lado de las mujeres más importantes de mi vida y las que más amo: me siento honrado de tener a mi lado a la más hermosa creación de la faz de la tierra, mi esposa Claudia; a mis cuatro bellas hijas, las cuales han sido adornadas de la gracia y el favor de Dios, y mis nietas, que son tan dulces y cariñosas, que enternecen mi corazón. Por medio de ellas, me es fácil entender la naturaleza de Dios, porque son mujeres virtuosas, llenas de los frutos y los dones del Espíritu Santo; donde ellas están hay gozo, espontaneidad, no hay lugar a nada negativo y todo se llena de color y brillo. Definitivamente, ellas le dan sentido a mi vida.

He entendido que nuestras palabras marcan la naturaleza de las personas o las circunstancias a nuestro alrededor, y por eso, desde años atrás, el Señor me ha llevado a honrar la vida de mi esposa por medio de poemas, que nacen de tiempos de inspiración y que brotan de lo profundo de mi corazón; quisiera compartir el día de hoy uno con ustedes:

EL BRILLO DE TU BELLEZA

“Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de salvación”
(Isaías 12:3)

Fuiste reservada y asignada para mí desde antes de que se establecieran
los fundamentos del mundo.
Llegaste a mí justo en el momento en que más te necesitaba.
Te convertiste en mi fuerza e inspiración;
llenaste mi vida de tanta alegría
y ésta se convirtió en la puerta
que nos guiaría a la fuente de salvación.

Eres luz que iluminas mi vida, eres fuerza y soporte de mi fe,
eres gozo y alegría de mi alma, eres belleza radiante
y agradable como un claro amanecer.
El brillo de tu belleza supera al más esplendoroso de los diamantes
y en cada una de las facetas de tu vida,
destellas gracia abundante.

Brillo que se manifiesta en tu alegría,
alegría que hace danzar a la felicidad;
que disipa las tinieblas,
que es una invitación a los ángeles
a que se alegren juntamente con nosotros.

Brillo que se manifiesta cuando hablas,
pues cada una de tus palabras están cargadas de vida,
hacen enmudecer a los necios y hacen hablar a los sabios.
Palabras que son medicina para el alma triste y el corazón herido.
Palabras que se convierten en luz
que ilumina la senda del que está en tinieblas.

Palabras que rompen los cerrojos de bronce
y dan libertad a aquellos que anhelan la esperanza de un mañana mejor.
Palabras que solo pueden venir de una fuente
donde el Espíritu de Dios haya hecho Su morada.
Palabra que corren los velos de la incomprensión
para que la verdad divina resplandezca en los corazones.

Brillo que se manifiesta cuando adoras al Salvador,
adoración que es como traer la gloria del cielo a la tierra,
y nos hace disfrutar del manjar celestial.
Adoración proveniente del santuario de la abnegación y la bondad.

Adoración que en la medida que crece,
me hace nadar impulsado por las corrientes del Espíritu de gracia y de paz.
Adoración que logró paralizar el universo
para ser partícipes de la más gloriosa exaltación.
Adoración que logró envolvernos en las alas del viento
para proteger nuestro bien.

Brillo que se manifiesta cuando amas,
me enseñaste lo que es el verdadero amor.
Amor que hace que mi alma se convierta en un instrumento musical
donde cada una de tus caricias
puede interpretar la mejor melodía.

Amor cuyos besos son tan reconfortantes
como beber el elixir de la vida.
Amor que restaura el paraíso y nos lleva a caminar
bajo la guianza de nuestro Redentor.

Brillo que te ha hecho atractiva y deseable,
dotada de la candidez más exuberante;
en cada facción de tu aspecto,
se ven los trazos del más excelente escultor,
cada expresión de tu ser es la mejor reproducción
del aliento de vida que hay en ti.

Eres tan atractiva y tan bella que cautivaste mi corazón
que no hay manera en que aparte mi mirada de ti.
Oh, ¿Cómo puedo expresarte mi amor?
Pues cada vez que trato de hacerlo
me siento corto de palabras;
por tal motivo me he determinado el hacerte
LA MUJER MÁS FELIZ DE ESTE MUNDO.

Te amo mi bella, dulce y tierna esposa.

Al mirar cada una de las palabras expresadas en este poema para mi esposa, puedo decir con toda certeza que la mujer es la obra maestra del Creador, que en ella ha sido puesto un brillo y una gracia tan especial por parte del Espíritu Santo, que son fuente de inspiración y que las convierte en un modelo a seguir.

Por medio del profeta Isaías, el Señor habló al pueblo de Israel diciendo: “»¡Levántate, Jerusalén! Que brille tu luz para que todos la vean. Pues la gloria del Señor se levanta para resplandecer sobre ti.” (Isaías 60:1).

Esta palabra es para cada mujer el día de hoy, que determine en su corazón creerle al Señor y a Su promesa, porque mientras la estrategia del enemigo ha sido por años subestimar y destruir la estima de la mujer, y quitarle el valor con el cual fue creada, Dios está declarando que brillarán tan fuerte, que sus vidas hablarán y predicarán a otros; que serán fieles representantes de Jesús, porque serán Su reflejo aquí en la tierra; se pondrán en evidencia, porque su voz retumbará en el mundo espiritual como quien está revestido de la autoridad que viene de lo alto y serán un vaso lleno de la unción del Espíritu Santo para que, por medio de ellas, sucedan los más grandes milagros ministeriales, familiares, físicos y financieros.

Hoy, el mundo celebra el día internacional de la mujer, donde se conmemora la lucha de la mujer por su participación en igualdad con el hombre, y el derecho a tener un desarrollo íntegro como persona en medio de la sociedad, y hoy, me uno a esta celebración para decir:

“MUJER, TU ERES EL POEMA DE DIOS, ERES PERFECTA ANTE SUS OJOS Y LLEGÓ TU TIEMPO DE BRILLAR TAN FUERTE QUE TU VIDA IMPACTE A OTROS. ¡FELIZ DÍA!»

Start typing and press Enter to search