MI ENCUENTRO CON JESÚS

Al comienzo de este año, tuve el privilegio de poder coordinar el primer encuentro de las jovencitas, con más de 700 asistentes y como coordinadora tuve una experiencia maravillosa en cada momento de este encuentro, iniciando con la preparación de las guías y hasta ver lo que Dios quería hacer con ellas; pues se dio la oportunidad de que cuatro de las guías dieras algunas charlas y esto para mí fue muy lindo pues son personas que normalmente no tienes estos tiempos y realmente fue impactante ver como estudiaron y buscaron a Dios, se que el haber estado ahí paradas fue abrirle la puerta a ese sueño que Dios quiere cumplir en sus vidas.

Algunos de los temas que tratamos fue la importancia de tener ese encuentro con Jesús y orábamos para que recibieran la revelación de la cruz, que puedan recibir ese amor que Jesús derramo en la cruz del calvario, tuvimos un tiempo de arrepentimiento para luego ser libres, y también para ministrar liberación sobre las emociones, enseñarles los principios de cómo tener una familia correcta pues muchas venían de hogares en donde no hay Papá o Mamá y se tomo este tiempo especial para decirles cómo guardar su corazón hasta encontrar esa persona perfecta y poder levantar una familia para Jesús.

Mi mayor expectativa al comenzar el encuentro era que la gloria de Dios nos visitará, personalmente creo que en donde está la presencia del Señor, es en donde se producen los cambios y Dios nos sorprendió porque el primer días notamos que todas eran niñas nuevas en levantar las manos y en adorar, pero Dios nos siguió sorprendió cuando en el último día todas estaban totalmente entregadas, impartimos el Espíritu Santo, hablaron en lenguas y se fueron llenas del Espíritu Santo.

Creo que muchas personas a través de sus vidas y las circunstancias que han tenido que pasar, no han tenido un tiempo para apartarse y meditar sobre todo, el encuentro es ese tiempo en donde uno se aparta y se hace a un lado de todo lo que ha vivido para entregarse por completo a Dios, en estos encuentro en donde nos preparamos con 40 días de ayuno y oración se crea una atmosfera en donde la gloria de Dios se manifiesta y el corazón puede ser sano de tantos traumas, la mente se libera de complejos y se recibe esas bendiciones que vienen de parte de Dios, el encuentro es el primer paso hacia un verdadero cambio en nuestra vida.

0

Start typing and press Enter to search