LO POCO DE MUCHOS ES SUFICIENTE

LO POCO DE MUCHOS ES SUFICIENTE

 

A la medianoche del viernes 31 de marzo del año pasado, la población de Mocoa, capital del departamento del Putumayo, ubicado al suroccidente de Colombia, vivió uno de los sucesos más dolorosos en su historia. Fuertes lluvias provocaron el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco, generando una avalancha de lodo que arrasó con todo a su paso, dejando 17 barrios destruidos, más de 250 pérdidas humanas, centenares de heridos, un incontable número de desaparecidos,  y alrededor de 45.000 damnificados sin casa, muebles y ropa.  ¿Puedes imaginar lo que sería despertar y ver que ya no hay nada a tu alrededor? Sin duda, lo sucedido en Mocoa fue una tragedia que enlutó a toda la nación.

 

Después de este fuerte episodio, nosotros como fundación Un Solo Corazón, no dimos espera a extender la mano a aquellos que necesitaban de una ayuda humanitaria. Con la valiosa gestión realizada por el Gerente de la Iglesia Misión Carismática Internacional, en conjunto con los ministerios de MCI Nacionales e Internacionales,  dimos marcha a nuestra campaña “Todos con Mocoa”, un proyecto que apuntó llevar a nuestros hermanos de esta población no sólo ayuda en suministros, sino  esperanza, restauración y fe a través de la predicación del evangelio.

 

Creímos firmemente que lo poco de muchos, sería suficiente para conquistar la gran meta de recaudar 100 millones de pesos que serían destinados en total solidaridad con las familias afectadas. Fue impactante ver a las personas acercándose a los puntos de donación, con insumos en sus manos y ver a los jóvenes y niños dar sus ayudas con una cálida sonrisa, logrando inspirar a muchas personas más a sentir el deseo de ayudar. – “Son personas que en estos momentos necesitan que nosotros como colombianos les brindemos una ayuda, pues es mejor dar que recibir” –  estas fueron declaraciones de una mujer quien llevaba su granito de arena para contribuir con esta causa.

 

Gracias a que la iglesia ha entendido este principio del Reino, también fuimos muy sorprendidos al poder completar alrededor de 3 toneladas de insumos como agua, carpas, frazadas, alimentos no perecederos y elementos de aseo. Sin duda esta fue la oportunidad para manifestar una vez más el carácter de Jesús y servir de manera eficaz, trabajando como verdadero equipo; en un mismo sentir y un mismo corazón.

 

Hay gratitud en nuestro corazón por cada misionero, cada líder, cada familia solidaria que a través de su aporte hizo posible que más de 3000 familias  fueran bendecidas con las donaciones recibidas. Lo poco de muchos, fue suficiente para aportar a la reconstrucción de una nueva Mocoa.

 

Start typing and press Enter to search