LÍDERES COMO JESÚS

Cuando hablamos de liderazgo encontramos mucho material, libros  y ejemplos en la palabra de Dios, que nos enseñan y nos desafían a buscar ese nivel, esa formación y tener esa capacidad de influir en los demás, eso es liderazgo, influencia, ejemplo, e inspiración, son varias palabras que encierran o describen lo que es ser un líder verdadero.

Fui formado en una iglesia que tiene una naturaleza de levantar generaciones de líderes, y por muchos años he visto desfilar toda clase de líderes y modelos en el liderazgo, algunos me han inspirado para llegar hasta donde estoy pero también un sin número de líderes que causaron una total decepción, desilusión y dejaron de influenciar y aquí es donde viene la gran pregunta, como podemos ser esos líderes con el corazón, de Jesús? como podemos llegar a esa medida?, cuáles fueron los secretos en el estilo de liderazgo del señor?, que llevó a levantar hombres que influenciaron generaciones enteras?

Quisiera compartir algunos de los momentos que marcaron la vida de esos hombres en las manos de Jesús, situaciones en sus vidas reales, que rompieron los moldes en sus mentes, y aprendieron del ejemplo. Una de ellas es impactante, a cualquiera de nosotros nos sorprendería estar en esta situación, y está en Juan 13. El señor venía tratando un problema en el carácter de los discípulos, que se ve a menudo, el querer ser el primero, ser promocionado, ser reconocido, la competencia, el sobresalir, pero el Señor les da una lección de un verdadero liderazgo y habla del servicio, que si alguno de ellos quiere ser el primero debe ser el servidor.

Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. (Marcos 10- 43-44)

Después de recibir esta enseñanza ellos tienen la oportunidad de poner en práctica lo que recibieron, se dirigen a una reunión privada donde solo estarían con Él, y como era de costumbre llegar a la casa y que hubiese un siervo con una tinaja y una toalla, para lavar los pies y las manos, ya que sus pies estaban todo el día expuestos por el uso de sandalias. También era una ley lavar sus manos antes de comer, no tenían cubiertos y usaban sus manos, entonces era necesario lavar las manos y los pies, para estar limpios en la reunión de la suciedad recogida en el día, pero ellos pasaron por alto la enseñanza y la oportunidad de poner en practica la base del liderazgo, todos se recostaron sabiendo que sus pies no estaban limpios. Esto nos deja ver la naturaleza del hombre, que sabe qué tiene sus pies, y qué área de su vida que no está limpia; pero quieren pasar por alto esto y no importa estar mal con el prójimo, estar resentidos u ofendidos, sin embargo llegamos a buscar del Señor.

Estos hombres podían tener la información en la cabeza, pero no en el corazón, entonces viene la gran confrontación consigo mismos, cuando el más grande y humilde toma el lebrillo, el agua, la toalla y comienza a lavar los pies de ellos, creo que la incomodidad de tener sus pies en la manos del maestro, resulta un poco vergonzoso, porque Él no miraba solo los pies, sino más allá de lo que cualquier hombre podía ver, lo más fácil seria para nosotros poder lavar los pies del maestro, pero fue al contrario, la confirmación de la enseñanza, fue la práctica, si no aprenden con el sermón, lo aprenderán con el ejemplo y en ese momento increíble, el señor da en el centro de su corazón, les muestra el secreto de un verdadero liderazgo, es asumir aquello que pocos quieren hacer, fuera del escenario, sin público, sin aplausos, simplemente servir, con humildad, sin reconocimiento, para lograr cambiar vidas.

Jesús les dijo si yo siendo su maestro lo he hecho, vosotros también debéis hacerlo, se mostró como un ejemplo, ese era el método del liderazgo del señor siempre, modelando lo que esperaba que hicieran.

Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. (Juan 13:14)

Cuando seguimos estos ejemplos, estamos levantando una generación que haga lo mismo y causamos que la visión del señor se multiplique en cualquier lugar de la tierra. Él siempre estará dispuesto a lavar las áreas de nuestra vida y de nuestro liderazgo que no están a la medida que Él dejó, siempre estará para tomar nuestros pies y tomarlos en sus manos, para que tengamos un liderazgo limpio sin contaminación.

Start typing and press Enter to search