LA IMPORTANCIA DE GUIAR A OTROS

LA IMPORTANCIA DE GUIAR A OTROS

 

Uno de los desafíos más grandes que puede llegar a tener un líder, radica en formar correctamente a las personas  que Dios le confió, y de la misma manera, proyectarlas en su llamado. Creo firmemente que el día que dejemos de formar discípulos y hacer de ellos esos líderes de influencia, estaremos dejando de crecer, avanzar y de establecer el reino de Dios sobre la tierra.

Dios siempre envía personas de gran valor a nuestros ministerios, pero muchas veces, por falta de líderes comprometidos y esforzados, el enemigo y la corriente de este mundo se encargan de envolver a esa generación y apartarlos de la senda correcta, ofreciéndoles aparentemente las mejores oportunidades, pero que lo único que hacen es desviarlos del gran propósito al cual fueron predestinados por Dios: ser líderes de impacto para estos tiempos.

Me gustaría compartir con el liderazgo algunos consejos prácticos que le llevarán a alcanzar las generaciones y a poder guiar a otros en el camino de Dios:

  • MOTIVACIÓN PERMANENTE

La manera como Jesús ejerció Su liderazgo consistió siempre en motivar a Sus discípulos para que, con buena voluntad, actitud correcta y diligencia, cumplieran el deseo de Su corazón. Fue tanto el resultado que Sus doce rindieron la totalidad de sus vidas a Jesús.

En nuestro caso,, la relación que tenemos con el equipo de líderes es permanente, y cada vez que nos vemos con ellos, entiendo que son tiempos dados por Dios para motivarnos, ministrarnos y mantenernos en la fe.

Querido líder, recuerde siempre: ¡la mejor predicación que podemos dar es nuestro propio  ejemplo!

 

 

  • IMPULSE EL DESARROLLO PERSONAL

El concepto de liderazgo sugiere la idea de influenciar en otros hasta el punto de conseguir un cambio en ellos. A lo largo de 25 años de estar activamente en el ministerio, nos hemos dado cuenta que enfocarnos en los intereses de cada uno de ellos y en el mejoramiento de su estilo de vida, ha sido fundamental para lograr una excelente solidez dentro del liderazgo.

La gente se siente dirigida y liderada cuando experimentan en sus vidas el cambio para bien y se pueden proyectar en todas las esferas de su vida.

  • FORJE VALIENTES

Ningún cobarde podrá tener una escuela de valientes. Si queremos formar líderes valerosos, quien los ha de capacitar debe ser una persona valerosa, es decir, alguien libre del temor, inseguridad o complejos de inferioridad o superioridad; debe tener la fe necesaria para la conquista.

La formación correcta implica un tiempo de quietud durante el cual, la Palabra de Dios dada en el poder del Espíritu, se encarga de estructurar nuestro hombre espiritual, para así poder llevar a otros al conocimiento de Dios.

Anhele ser un triunfador, haga uso de todas sus fuerzas para obtenerlo, y cuando lo haya alcanzado, entenderá que sólo ha escalado el primer peldaño de la escalera que lo llevará al éxito. Recuerde que el guiar a otros a cumplir su propósito en Dios es de los mayores privilegios que alguien pueda tener e indudablemente es el trabajo que más trae recompensa, bendición y plenitud.

 

César Castellanos

Start typing and press Enter to search