LA FUERZA DE UN PUEBLO QUE AVANZA

LA FUERZA DE UN PUEBLO QUE AVANZA

 

No es secreto que el pueblo cristiano en Argentina ha venido en una intensa lucha por defender los principios de vida y de familia en la nación, ya que se han querido aprobar leyes a favor del aborto y en contra del modelo original de familia. Esto ha movido a cada iglesia de este país a entrar en tiempos específicos de oración, de clamor, de ayuno, y de salir a las calles a expresar con voz en alto el rechazo a todo lo que han querido imponer en las altas cortes en contra de los principios establecidos por Dios.

Estas fueron las declaraciones de la pastora Betty Rojas, pastora misionera en la MCI Buenos Aires, quien nos comparte cómo una iglesia unida que entiende el poder que hay en la Sangre de Jesús puede vencer todo plan y estrategia del enemigo:

“Al ver el inminente peligro frente a las leyes que querían aprobar a favor del aborto en la nación de Argentina, nos despertamos espiritualmente frente a esta realidad, porque entendimos que como luz, no era tiempo de escondernos tras una posición pasiva, ni mucho menos era tiempo de callar. Fue así como asumimos el compromiso de proteger la nación, poniendo en práctica las enseñanzas de nuestro Pastor César Castellanos,  aplicando la estrategia de oración 30X3. Nuestra iglesia MCI Buenos Aires, junto a las iglesias G12 en el país, estuvimos movilizando a todo el liderazgo a orar 3 veces al día por 30 días, declarando durante las 4 semanas del mes pasado el poder que hay en los derramamientos de la Sangre de Jesús.

¡Comenzamos a ver el respaldo de Dios de una manera sobrenatural, hasta que vino un despertar poderoso! Salimos a las calles y levantamos pañuelos celestes que representaban la bandera argentina, una Argentina pro-vida, que ama los niños y defiende la vida desde el momento de la concepción.  Fue así que nos movilizamos con muchas marchas celestes en todo el territorio argentino. Fueron más de 500.000 personas en la Avenida 9 de Julio frente al Obelisco diciendo: ¡No al aborto!

Creo firmemente que la oración, los ayunos y las movilizaciones hicieron tal ruido, que muchos se dieron cuenta que los cristianos movemos el cielo; además, aquellos congresistas que estaban indecisos, la noche antes tomaron la decisión correcta dando como resultado una gran victoria.

No se se trata de nosotros o de lo mucho que hicimos, damos gracias a Dios porque solo el poder de Su Espíritu Santo trajo la convicción a cada persona para marchar y a los senadores para votar. ¡Estamos estableciendo la cultura del Reino en esta nación y damos toda la Gloria al Señor Jesús!”

Esto experimentó la iglesia el mes pasado, haciendo que todo plan del adversario fuera destruido, pero toda esta conquista fue sellada días atrás en el marco de la convención anual “Venga Tu Reino” en la ciudad de Córdoba, Argentina, donde se vivió un tiempo glorioso en la presencia de Dios. Fueron tres días donde se experimentó un fuerte mover del Espíritu Santo en cada convencionista, donde había un ambiente de libertad y en donde cada uno de ellos recibió las armas espirituales para la conquista de su nación. A través de los tiempos de alabanza y de cada predicación, el ambiente espiritual fue transformado hasta experimentar una victoria absoluta sobre todo principado y potestad sobre la nación.

Como invitados especiales estuvo el Hermano Yun, un tremendo evangelista chino, que a través de su testimonio,  impartió ese espíritu de evangelismo, poder y pasión por la obra de Dios. También estuvieron varios pastores de la Visión G12 compartiendo la Palabra, entre ellos los pastores Omar y Alejandra Cabrera, pastores de la iglesia Visión del Futuro, quienes se desafiaron este año a realizar dos convenciones con la congregación de su iglesia, alcanzando un gran fruto para Dios. Fue una tremenda bendición contar con la visita del pastor César Castellanos, quien estuvo compartiendo el segundo y tercer día de convención, poderosas palabras que trajeron liberación a cada persona. El último día de convención, en el estadio Mario Alberto Kempes, se reunieron más de 22.000 personas a declarar el nombre de Jesús; ahí  el pastor César oró con base en los siete derramamientos de la Sangre de Jesús, llevando a cada persona a declarar con autoridad, los beneficios de la Sangre sobre sus vidas y sobre la nación. Fue un momento memorable, porque se abrieron los cielos sobre ese lugar y literalmente se pudo sentir como el Reino de Dios se estableció de una manera palpable y como la protección de Dios se fijó sobre el futuro de este país.

Damos gloria a Dios por esta tremenda convención, porque los ojos de Dios se han fijado sobre la nación de Argentina para desatar un gran avivamiento en esa tierra. Sabemos que cada uno de los 16.500 convencionistas salieron con el fuego de Dios en sus corazones y con la determinación de establecer en Reino de Dios aquí en la tierra.

Start typing and press Enter to search