LA AVENTURA DE SER MAMÂ: ¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!

La aventura de ser mamá…..

Hoy celebramos el Día de la Madre. Por este mes, el mes de mayo, en la mayoría de países se preparan celebraciones en torno a ellas; sin embargo, este año es diferente, atípico, será una fiesta en cuarentena, en casa. En donde necesitamos de una pizca de creatividad e ingenio para demostrarles el amor que les tenemos.

En cierta ocasión escuché la siguiente frase: “La mano que mece una cuna, mueve el Mundo” y qué cierto es. En un mundo que nos habla de empoderamiento femenino, de igualdad de derechos, en donde se nos hace creer que el trabajo de ser madre está mandado a recoger; éste cobra más vigencia que nunca, pues va más allá de dar a luz y  cumple su misión cuando podemos transformar nuestra generación.

Una aventura que nunca termina…

Ser madre es toda una aventura. Aún recuerdo con emoción mis pruebas de embarazo, las lágrimas de alegría, los mareos, la espera y el glorioso momento de dar a luz; que como dice la Biblia está lleno de dolor y de una profunda e indescriptible alegría. Juan 16: 21 dice:  ¨La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.¨

Y cuando pensamos que ese es el final, entendemos que es sólo el comienzo. Nadie nos dijo que sería fácil; pero estoy segura, al igual que ustedes, que ha sido el regalo más hermoso que Dios nos dió. Ser dadoras de vida, tener en nuestras manos un pedacito de vida que depende de nosotros dentro y fuera de nuestro vientre.

Es entonces, cuando entendemos la anchura y grandeza de su amor y nuestra profunda necesidad de Él, de Su dirección y Su guianza para no fallar en la aventura de ser madres. 

Constructoras de vida…

No sólo damos vida. tenemos el privilegio de construir, de ayudar a que el plan original de Dios para nuestros hijos se cumpla. Trazamos la ruta en su niñez de acuerdo a su Palabra, para que crezcan seguros, felices, amando a Dios por encima de todo y preparándose para ser hombres y mujeres de bien, que le aporten a su generación.

¿Cómo hacerlo? se preguntarán muchas y la respuesta está en instruir, enseñar con el ejemplo y corregir. Dicha instrucción se debe hacer no de acuerdo a lo que tu y yo creemos, sino alineándose al diseño que se encuentra en la palabra de Dios “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él…” Proverbios 22:6 

 

Una meta alcanzable…

Hoy le quiero confesar algo. Durante mucho tiempo viví abrumada con la mujer de Proverbios 31. ¿Cómo hace? me preguntaba, esa mujer trabaja mucho, no descansa y la llaman bienaventurada. ¡Qué medida más alta, la mujer 10, inalcanzable! me decía. Sólo fue hasta que comprendí que en mi debilidad me basta Su gracia, que no tengo que llenar ninguna medida, que cada mujer es diferente, única y que su rol como esposa, madre e hija también lo es.

El señor nunca te va a delegar una tarea que tu no puedas llevar. Sólo fue hasta que me detuve a mirar qué hacía de la mujer de Proverbios 31 un modelo a seguir; que descubrí la respuesta.

Dependencia total de Dios, diligencia, buena administración del tiempo y de los recursos… hasta que lo entendí. Tenía sus prioridades en orden, y así pudo convertirse en un desafío para todas.  2 Corintios 12:9 dice: ¨Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.¨  

Lanza la flecha al blanco correcto…

He tenido que madurar y crecer en mi labor como mamá. El mundo, la familia y los medios de comunicación te venden una idea de lo que es criar hijos exitosos. Una buena educación, un segundo idioma, clases extra curriculares,  un status en la sociedad…en fin, hay una cantidad de cosas que “garantizan el éxito de nuestros hijos”.

Pero descubrí que mis hijos son como flechas y que para donde yo apunte, ellas irán. Aun recuerdo el dolor de una familia que sacó a su hijita de 14 años de las actividades de la iglesia. La sacaron de danzas, de su célula, de kids, no tenían tiempo para las actividades de la iglesia. Al contrario, la inscribieron en clases de modelaje y actuación; lanzaron la flecha hacia el lugar equivocado y con tristeza esta nena quedó embarazada a los 16 años. Fue una madre adolescente. 

Sé sabia y lanza la flecha hacia el Reino de Dios y Su justicia y te aseguro que tus hijos serán exitosos, serán como Daniel, 10 veces mejor en todas las áreas de su vida y brillarán con la luz de Cristo en el lugar de influencia a donde Dios los llevará.  Daniel 1:20 dice: “Cada vez que el rey los consultaba sobre cualquier asunto que exigiera sabiduría y juicio equilibrado, los encontraba diez veces más capaces que todos los magos y brujos de su reino” (NTV). 

Largo camino nos resta…

Querida amiga quisiera decirte que me las se todas; pero no es así. Largo camino me resta. Soy madre de unos adolescente y el camino continúa, gracias a Dios tengo el ejemplo de madres que han caminado un poco más que yo, que han confiado en el Señor y que pueden decir: Dios lo logré. Con mi mano, con mi labor como madre estoy moviendo al mundo.

De todo corazón deseo que seas una madre amada, valorada, honrada y muy regalada. Estoy segura que cada lágrima, cada oración, cada esfuerzo y sacrificios por tus hijos darán recompensa. Estamos sembrando en buena tierra semillas de fe, esperanza que darán una cosecha de hombres y mujeres que amen al Señor y sean un referente para su generación. 

Un aplauso para cada mujer valiente que ha decidido romper esquemas y con su mano, la mano de la maternidad mover el mundo. 1 Reyes 19:7 dice: ” …levántate y come porque largo camino te resta” y es para todas ellas.

 

¡Feliz Día de la Madre!

Con Amor,

Luisa Del Río

Misionera y Pastora MCI Medellín

Start typing and press Enter to search