INVITA A JESÚS A TU CASA

INVITA A JESÚS A TU CASA

Por: LORENA CASTELLANOS

 

 

 

Ben Carson es el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano. También es muy conocido por ser un increíble neurocirujano. Pero sus comienzos no fueron tan fáciles. Su madre se divorció y quedó sola con sus dos hijos. Ella tuvo que empezar a hacer trabajo doméstico para una familia rica. Durante ese tiempo, ella comenzó a comparar lo que hacían las personas que vivían en esa casa y para quienes trabajaba: siempre estaban leyendo y aprendiendo. Un día, ella le preguntó al dueño de la casa si había leído todos los libros que había en su biblioteca y él respondió afirmativamente. Luego, observó a sus propios hijos y se dio cuenta que lo único que ellos hacían era ver televisión. 

Cuando joven, Ben era muy violento con sus compañeros de clase e incluso con su mamá también. Su madre sabía que era urgente ver un cambio en sus hijos. Por esta razón, ella comenzó a establecer varias reglas en casa. Por ejemplo, empezó a impulsar a sus hijos a que debían ir a la biblioteca todos los días después de la escuela y escribir un informe del libro que estuvieran leyendo y cada semana ella revisaba la tarea. La madre de Ben hizo esto por varios años. Lo curioso es que tiempo después,  descubrieron que ella ni siquiera sabía leer. Ella subrayaba cualquier cosa. 

Lo impactante de la historia es que esta mujer tenía la certeza que podía cambiar el futuro de sus hijos. Incluso, Ben dijo que después de unas semanas de estar realizando esta rutina que su madre le había establecido, se convirtió en su actividad favorita. Se perdía en los libros e imaginaba cuán diferente podría ser su futuro. 

¿Dónde sucedió el cambio? En la casa.

 

¿Qué está pasando en tu casa?

Tal vez vas a la iglesia e incluso puedes ser un líder activo dentro de la iglesia, pero ¿qué sucede cuando entras a tu casa y cierras las puertas? ¿Cómo es la relación con tu cónyuge? ¿El romance ha muerto? O si estás soltero, ¿cómo está tu relación con tus padres, hermanos, compañeros de cuarto? ¿Jesús realmente es el centro de tu hogar?

 

“Si Jesús no está en el hogar, entonces falta la persona más importante. 

Si falta la persona más importante, entonces la casa está vacía.”

 

¿Qué está muriendo?

Jairo era una persona muy importante en la sociedad en la que vivía, pero su pequeña niña se estaba muriendo. Él conocía la ley, pero fueron los milagros que Jesús estaba haciendo que le dieron esperanza.

22 Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies, 23 y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá. 24 Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban. (Marcos 5: 22-24). 

En la casa de Jairo estaban viviendo una situación terrible, pero esto hizo que él buscara a Jesús y lo invitará a su casa.

 

Cree

¿Qué podría ser más terrible que ver a tu propio hijo muerto? Al principio había aún esperanza porque la niña todavía seguía con vida, pero después de unas horas, murió. Esto es algo que requería solamente una intervención divina, un milagro sobrenatural.

“Tu hija ha muerto; ¿Por qué molestar más al Maestro? Al escuchar lo que se decía, Jesús le dijo al funcionario de la sinagoga: “No tengas miedo; solo sigue creyendo [en mí y en mi poder] ”(Marcos 5:36 traducido de la versión AMP en inglés).

Mientras Jesús caminaba hacia la casa, les dijo: «Sigan creyendo en mi y en mi poder”.  Me imagino que Jesús estaba bastante tranquilo y Su actitud era cero alarmante.

 

La película Inquebrantable muestra la historia de un niño de 14 años que permanece bajo el agua por 15 minutos. Fue declarado muerto 45 minutos después de haber sido rescatado. El médico del hospital dijo que no sobreviviría la noche, y que si lo hacía, permanecería en estado vegetativo. Su madre, una mujer cristiana, comenzó a orar y le pidió al Espíritu Santo que le diera vida a su hijo. Después de esa oración, el niño comenzó a tener pulso nuevamente, y no solo eso, sino que fue totalmente curado. Es una historia impactante.

 

 

Pon tu casa en orden

¿A quién invitas a entrar a tu casa? ¿Qué tipo de comportamiento estás teniendo o permitiendo en tu hogar? Jesús fue muy claro. Él les dijo: «No quiero a nadie dentro de la casa, solo a Pedro, Santiago y Juan». Sabía que tenían la misma fe que Él tenía.

37 Y no permitió que le siguiese nadie sino Pedro, Jacobo, y Juan hermano de Jacobo. 38 Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio el alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho. 39 Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme.» (Marcos 5:37-39).

 

 

Tú puedes tomar la decisión de eliminar la negatividad

Puedes establecer algunos principios y comenzar a vivir de acuerdo a ellos.

Mi hija Ariana es extrovertida, así que cuando está feliz, está extremadamente feliz, pero cuando está enojada, está muy enojada. Hemos empezado a disciplinarla. Siempre le decimos: «En esta casa no gritamos. Si lo haces de nuevo, te disciplinaremos una vez más».

 

 

Ten algunos principios

 

Nunca gritaré.

Siempre tendré una buena actitud.

Solo traeré personas de fe a mi casa.

Mi casa se convertirá en una casa de paz.

 

Jesús no permitió que otras personas entraran. ¿A quién dejarás entrar a tu casa? Cuando permites que la fe y la Palabra de Dios entren a tu casa, la atmósfera cambia.

 

Permite que Jesús hable a tu vida

“Tomando la mano de la niña, Jesús le dijo [tiernamente], “¡Talita Cumi!”, Que traducido [del arameo] significa: “¡Niña, te digo que te levantes!”. La niña inmediatamente se levantó y comenzó a caminar, pues tenía doce años. E inmediatamente ellos [que presenciaron la resurrección de la niña] fueron llenos de gran asombro y fascinación total” (Marcos 5: 41-42, traducido de la versión AMP en inglés).

 

Cuando llega el desacuerdo y el amor está muriendo, declara vida. 

 

Cuando las finanzas no alcanzan y las cuentas reflejan la muerte, declara vida.

 

Cuando los sueños se van y la esperanza se pierde, declara vida.

 

Cuando surgen dudas y ni siquiera sabes si Dios es real, declara vida.

 

Cuando no tienes ganas de vivir y viene la depresión, declara vida.

 

Cuando el miedo está cerca y quiere perseguirte, declara vida.

Start typing and press Enter to search