HAZ TU PARTE: LA IGLESIA EVIDENTE DE HECHOS 2:46

Durante un tiempo muy difícil por cual atravesó Estados Unidos por causa de la Tuberculosis, la Madre Teresa declaró lo siguiente: 

“La enfermedad más grande en el Occidente no es la Tuberculosis o la lepra; la enfermedad mas grande es no sentirse deseado, amado y cuidado. Podemos curar enfermedades físicas con medicamentos, pero la única cura para la soledad, la desesperación y la desesperanza es el amor. Hay muchos en el mundo que mueren por un pedazo de pan, pero hay muchos más que mueren por un poco de amor. La pobreza en el Occidente es un tipo diferente de pobreza, no es solo una pobreza de soledad sino también de espiritualidad. Hay hambre de amor, como hay hambre de Dios. «

Un mercado que se entrega logra hacer mucho más que solamente alimentar una familia, un simple acto de servicio tiene el poder de unir personas, sanar corazones, restaurar amistades, y alimentar la fe y esperanza, y no solo de aquellos que lo reciben, sino de los que lo han donado y aquellos que lo han entregado. Por mucho tiempo el mundo gritó, peleó, y le hizo creer a la gente que no necesitaban de un Dios Todopoderoso. Pero en estas circunstancias vemos cómo la iglesia de Cristo, Su novia perfecta y lista, se ha levantado sin gritar, sin pelear, sin escándalo, para servir a los demás. Nuestras donaciones y nuestro servicio reflejan el amor de un Dios cercano y atento a las necesidades de Su pueblo. Con cada ofrenda que damos de nuestro tiempo y de nuestros recursos, extendemos el Reino de Dios. 

Como iglesia Misión Carismática Internacional hemos entregado más de 4,000 mercados a familias sólo en la ciudad de Bogotá gracias a las donaciones y el apoyo de los miembros de la misma iglesia. Ha sido algo hermoso y poderoso ver como tantas familias dieron de lo poco que tenían para ayudar a otras más necesitadas. No solo se entregaron mercados, sino que los barrios se llenaron de esperanza, sonrisas, y amor fraterno. 

¡Haz Tu parte hoy! Para ello no es necesario que salgas de tu casa, tampoco debes ir a mercar, simplemente enviando una donación haciendo clic aqui, puedes ser los brazos de Jesús que se extienden al que está solo, puedes ser el alimento por el cual hoy una familia está clamando, puedes transformarte en el milagro que hoy están esperando. Únete a nosotros y ¡Haz tu parte!


 

 

En Mateo 25, Jesus dijo:

¨Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?  ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.¨ (versos 35-40)

Cada acto de amor hacia nuestra comunidad es una ofrenda para el Señor Jesús. ¡Que privilegio tan grande tenemos al poder representarlo en esta tierra a través de nuestro servicio!

Si deseas ser parte de esta campaña, puedes donar aqui. Creemos que ¨lo poco de muchos es suficiente¨, por eso te invitamos a poner tu grano de arena. 

 

¨Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.¨ (Colosenses 3:23-24)

 

Start typing and press Enter to search