¿CÓMO SER PARTE DE UN EQUIPO DE ALABANZA?

Lo importante no es lo que yo puedo hacer, si no lo que Dios hace a través de mi vida; es una gran responsabilidad el ministrar la alabanza frente a tanta gente que en cada reunión está con nosotros, el estar en una plataforma demanda excelencia espiritual, un esfuerzo diferente y una vida de testimonio. Este es un lugar donde se pone a prueba todo lo que hay en mí, es muy agradable ver como las personas logran conectarse, y podemos crear de un lugar público, un momento íntimo. El hacer parte de un equipo de alabanza es una tarea que se nos es confiada «es un llamado», no se puede tomar a la ligera; es una oportunidad de trabajar en equipo, este grupo de alabanza es muy amplio así que nunca se trata de una competencia si no de amistad y de ayudarnos unos a otros. He podido aprender que todos estamos sirviendo y hacemos parte de un solo cuerpo.

Trabajamos a diario cada uno de nosotros por ser mejores, y alcanzar un nuevo nivel de excelencia es algo que los Pastores Julian y Lorena Gamba (quienes están encargados del ministerio de alabanza) me han podido enseñar. El estar con Generación 12 ha sido un proceso de aprendizaje contínuo, pues siempre estamos avanzando, el poder conocer músicos tan excelentes como lo son mis compañeros me reta a aprender más, todos somos amigos y siempre estamos compartiendo juntos, apoyándonos y enseñándonos unos a otros.

La característica más importante de la banda es que no sólo somos músicos, si no que cada uno de nosotros ejerce la visión de nuestra iglesia, «la visión es unidad», por eso nos esforzamos por ser los mejores líderes.

Hacer parte de Generación 12 es un privilegio, pues he podido experimentar la presencia de Dios cuando tenemos la oportunidad de ir a otros lugares llevando el mensaje de Jesús por medio de la música, es algo que amo hacer y que amo vivir.

Por. Johan Manjarres · Voz Generación 12

Start typing and press Enter to search