GANAR A TRAVÉS DE LAS REUNIONES DE LA IGLESIA

EL LLAMADO

Dos aspectos importantes:

  • Hacer el llamado en cada reunión.
  • Presentar la Cruz de Cristo en el momento del llamado.

Después de la predicación del día, todos deben unirse en la oración de entrega con el conferencista. El siguiente modelo de oración le ayudará a hacer una oración de entrega en un servicio regular de la iglesia.

“Señor Jesús, miro la Cruz del Calvario donde diste Tu vida por mí y reconozco que eres el Santo Hijo del Dios Vivo. Llevaste sobre Tu cuerpo, mi pecado, mi culpa, mi condenación, mi maldición, todas mis enfermedades y mi muerte. Señor Jesús, renuncio al pecado, a la carne, al mundo y al adversario. Me arrepiento de mis pecados y te pido perdón por haberte ofendido. Renuncio a toda alianza hecha en el pasado con las tinieblas y abro mi vida a Ti. Confieso con mi boca que Tú eres el Hijo de Dios, que moriste mi muerte pero resucitaste triunfante y victorioso. Jesús, hoy abro mi corazón y te acepto como mi Señor y mi Salvador; gobierna mi vida desde este día en adelante. Amén.”

LUEGO DE LA ORACIÓN:

  • Invitar a quienes la hicieron por primera vez a un salón aparte.
  • Orar juntos nuevamente enfatizando cuatro aspectos en la vida de la persona:
  1. Su necesidad de Dios: “Señor, necesito de Ti”.
  2. Su condición: “Señor, soy pecador”.
  3. Su arrepentimiento: “Señor, perdóname”.
  4. Su entrega: “Señor, te recibo”.
  • Es de suma importancia apuntar las necesidades de la persona y orar por ellas.
  • Preguntarle si le gustaría recibir más orientación y consejo; dígale que alguien hará contacto con él en los próximos días.
  • Obsequiarle el libro de bolsillo Encuentro y pedirle que allí lea la Primera
  • Carta de Juan, una vez por día, durante siete días.

Start typing and press Enter to search