EL VALOR DE UN ALMA · TIPS PARA EVANGELIZAR

Sabemos que el corazón de Dios late por cada persona que aún no ha tenido la oportunidad de conocerle; de hecho, todo lo que hacemos como iglesia no tendría sentido si ese no fuera nuestro principal objetivo, rescatar a cada persona que está perdida en los engaños del enemigo.

Como iglesia estamos viviendo tiempos muy especiales con el liderazgo, donde Dios nos ha movido de nuestra zona de confort y nos ha llevado a trabajar todos juntos por ganar esas personas que aún no conocen de Dios, entendiendo lo valioso que es llevar el mensaje de salvación a cada persona en las calles y llevándoles a hacer la oración de entrega; por esto nos estamos preparando para un tiempo de cosecha sobrenatural, pues llegó el tiempo de llenar nuestra casa, es decir, nuestra iglesia.

Concejos prácticos para ganar a una persona:

1. Ganar la confianza de la gente

La gente está buscando verdaderos amigos, es decir, personas que se interesen genuinamente por sus necesidades. Dios nos ha llamado a ser esas personas confiables para esta tarea. Es importante crear ese ambiente de confianza con la persona, para que de esa manera, le sea fácil abrir su corazón y mostrar con libertad su necesidad. En algunos casos tendremos que derribar argumentos que puedan haber en ellos y que nos impiden poder acercarnos a ellos, pero siempre lo debemos hacer con sabiduría y respeto.

2. Hacer preguntas que nos dejen ver su condición espiritual

De esta manera podemos conocer la verdadera necesidad interior de la persona, y así dejarnos usar por Dios para para darles una palabra específica y poder compartirles con plena seguridad que lo que Dios puede hacer en sus vidas.

3. Hablar de las cuatro preciosas oportunidades

Cada persona debe conocer a un Dios de oportunidades, a un Dios que sin importar la condición en la que estén, Él tiene la manera de poder transformar su vida. Recuerda las 4 preciosas oportunidades que tenemos en Dios: La oportunidad de un encuentro, la oportunidad de reconciliación, la oportunidad de regeneración y la oportunidad de provisión

4. Dar la buena nueva

Cualquier mensaje quedaría incompleto si las personas no reciben la salvación de Jesús. La buena noticia es que la salvación es para todos, no hay acepción, todo aquel que crea será salvo. Es importante hacer con ellos la oración de entrega, y que ellos repitan después de ti, aceptando a Jesús en el corazón.

5. Concretar la próxima cita

Es muy importante que las cosas no queden en esa primera conversación, sino que puedan continuar por un proceso en donde aquella persona que recibió a Jesús, pueda conocerlo como Padre, y saber que todas sus necesidades son suplidas por El. Al finalizar, concreta un día y hora donde puedas preferiblemente visitarlo en su casa, porque de esta manera el nuevo entenderá que te interesas genuinamente por su necesidad. También invítalo a participar de las reuniones de tu iglesia para que se involucre y sienta que hace parte de una nueva familia en Dios.

0

Start typing and press Enter to search