EL SUEÑO DE DIOS

Durante todos estos años Dios me ha llevado a desarrollar diferentes aspectos como pastor y líder de alabanza. Principios que deseo compartir con cada uno de ustedes para que sea de apoyo en su formación y liderazgo a través de la alabanza en sus iglesias.

  1. Busca con todo tu corazón tener una experiencia especial con Dios cada vez que ministres.
  2. Motiva a las personas a adorar con tu propio ejemplo. Evita decirle a las personas lo que deben hacer y hazlo tu mismo (levantar tus manos, arrodillarte, adorar…)
  3. Se sensible al mover de Dios y obedece a su dirección. Deja que el Espíritu Santo sea el director de alabanza.
  4. No te extiendas más del tiempo que te han dado. Debes aportar al buen desarrollo de cada servicio.
  5. Asegúrate que las personas tengan los medios para poder interpretar las canciones y participar activamente en la alabanza.
  6. Haz todo con excelencia, que sea evidente tu alto nivel musical y espiritual.
  7. Se humilde en todo tiempo, cuando dirijas al pueblo a las presencia de Dios y cuando bajes de la tarima. Comparte con la gente.
  8. No te distraigas ni te enojes si se presenta alguna falla técnica.
  9. Permanece en todo tiempo sometido a tus autoridades y bajo su cobertura. Esto guarda tu corazón y te da autoridad.
  10. Asegúrate que todo el equipo de alabanza esté en santidad y obediencia. No temas remover o poner en quietud a alguien que necesite cambiar algo en su vida.
  11. Nunca busques que te sirvan. En todo tiempo debes servir a los demás.
  12. Conviértete en uno de los mejores líderes de tu iglesia. Eso te da una autoridad especial para ministrar.

Start typing and press Enter to search