EL MEJOR VIAJE DE MI VIDA… ISRAEL

Hay lugares hermosos que siempre desee conocer desde niña ,y Dios me ha permitido hacerlo, playas hermosas del Mar Caribe, parques divertidos como los de Orlando, creaciones majestuosas como la torre de Pisa ,o Machu Pichu y cada uno de ellos ha dejado una experiencia, una alegría en mi corazón. Pero este año puedo decir que Dios me permitió, junto con mi esposo hacer el mejor viaje de mi vida, un viaje que había soñado, anhelado con todo mi corazón y orado por muchos años. El viaje a la tierra Prometida, el viaje a Israel. Desde la convención de enero cuando el embajador de dicha nación nos visitó y en cortas palabras explicó la importancia de visitar esta nación, vino la convicción de parte del Espíritu Santo que íbamos a estar allí…Como?

Dios empezó a manifestarse con milagros aparejando todo para el viaje; cada día era una cuenta regresiva hasta llegar a la fecha esperada, el primero de Abril. La emoción era total pues estaríamos en esa tierra bendita con nuestros consiervos, amigos y nuestros Pastores…¡que privilegio! Llegamos al aeropuerto bien temprano y nos encontramos con más de veinte pastores que viajaban en el mismo vuelo, en total fuimos 230 personas; fue un viaje largó pero divertido y finalmente llegamos a Tel Aviv, cuando mis pies pisaron el aeropuerto y vi la bandera de Israel con un letrero que decía: bienvenido, sentí una alegría inmensa en mi corazón, y entendí la importancia del Salmo122:6.

La aventura hasta ahora comenzaba, nos dirigimos en autobús a Netanya una ciudad al lado del mar Mediterráneo, era moderna, ordenada, hermosa y me gustó mucho; disfrutamos en un moderno mall junto con los Pastores Cesar y Claudia Castellanos, mientras que llegaba todo el grupo. Al día siguiente partimos muy temprano en cinco buses hacia el valle Megido, visitamos el Monte Carmelo, lugar donde el profeta Elías confrontó y mató a los 450 profetas de Baal, allí hicimos una oración dirigida por los Pastores Cesar y Claudia Castellanos recibiendo la unción de intercesión y guerra espiritual.

En la tarde nos dirigimos al mar de Galilea, danzamos juntos, almorzamos un delicioso pescado asado, ofrecido por el alcalde de la ciudad y después del recorrido y de visitar la casa de Pedro pudimos recibir la unción de ser pescadores de hombres y de la multiplicación, nuestra naturaleza fue cambiada en ese lugar. El tercer día en cesárea de Filipo fue tremendo ver la roca donde Jesús se reveló a sus discípulos como hijo de Dios y donde le dijo a Pedro que sobre esta roca edificaría su iglesia y que las puertas del Hades no prevalecerían contra ella… impresionante! En ese mismo lugar estuvimos donde la mujer del flujo de sangre fue sanada y allí obtuvimos la unción de milagros; luego nos dirigimos al Monte de las bienaventuranzas.

El día cuarto fue especial visitar el río Jordán y ser bautizados allí por el Pastor César, los cielos se abrieron y entramos en otro nivel. Visitamos Masada, nos dirigimos al Mar Muerto y flotamos allí….También visitamos Nazaret, Capernaum y finalmente nos dirigimos hacia Jerusalén donde estaríamos los últimos tres días. Recorrer lugares como el huerto del Getsemani, lugar donde Jesús conquistó la redención de la humanidad, el estanque de Bethesda, la ciudad y la tumba de David, la vía dolorosa y la tumba del jardín donde Jesús estuvo muerto y al tercer día resucitó, cambió mi manera de interpretar la Biblia, de ver la obra perfecta de Jesús a través de la cruz, de ver al pueblo judío a quienes respetamos y amamos y también cambio mi forma de ver a Israel, un lugar donde literalmente de en medio del desierto fluye agua, leche y miel.

No podría dejar de nombrar la visita al muro de los lamentos, lugar de oración e intercesión donde escuché claramente la voz del Espíritu Santo y donde recibí ese espíritu de oración en un mayor nivel de intimidad y adoración ….en fin, fueron tantos los lugares, las experiencias, lo que Dios hizo en nuestros corazones que es difícil mencionar una sola o todas, pero puedo decir que ha sido nuestra mejor experiencia espiritual como Pastores, como esposos ,como cristianos y creo que todos deberíamos visitar este lugar, eso si, orando por Israel, por el pueblo judío y por La Paz de Jerusalén todos los días.

Gracias a Dios y a nuestros pastores Cesar y Claudia Castellanos que nos motivaron a dar este paso de fe y estar como equipo de pastores recibiendo ese vino nuevo y unción fresca que el Espíritu Santo desató en este viaje a Israel.

Start typing and press Enter to search