EL FUTURO ES VISIÓN

EL FUTURO ES VISIÓN

Cuando una preocupación se vuelve una visión. 

 

El Dr. Martin Luther King Jr. fue pastor y líder de derechos civiles. Era el hijo de un predicador y en realidad no quería seguir los caminos de Dios. A una edad muy temprana pudo asistir a la universidad y, finalmente, tuvo la experiencia del nuevo nacimiento. Luego cayó en cuenta que Dios también lo había llamado a ser ministro. Estaba preocupado por sus compatriotas afroamericanos. Sabía que la segregación estaba mal. Muchos incidentes ocurrieron en todo el país que afectaron su corazón fuertemente, y esto lo llevó a la India para aprender cómo Gandhi hizo las protestas no violentas. Él adoptó este método y fue muy exitoso, ya que fue el comienzo del fin de la segregación.

Eventualmente se convirtió en un héroe nacional y pudo reunir a miles de personas en 1963 donde dio su famoso discurso «Tengo un sueño». 

 

«Nuestras vidas comienzan cuando termina el día en que ya no nos quedamos en silencio sobre las cosas que importan».

 (Martin Luther King Jr)

 

TODO COMIENZA CON UNA PREOCUPACIÓN

El papel de Nehemías como líder también comenzó con una preocupación. Nehemías era judío y era copero del rey (en nuestros días actuales es prácticamente decir que tenía el cargo de primer ministro de la nación). Esto nos muestra que era una persona muy importante, y por el hecho de ser judío y un hombre de Dios, Jerusalén ocupaba  un lugar especial en su corazón. 

“Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo.” (Nehemías‬ ‭1:4‬ ‭NVI‬‬). Aparentemente Nehemías tenía una excelente posición y un muy buen ingreso económico. ¿Por qué la situación de su ciudad  quebrantó su corazón? Porque su corazón estaba con la gente.

 

¿Cuál es la condición en tu casa? 

Tal vez dejaste a tus seres queridos, o quizás estés solo en este país o en esta ciudad. Quizás veas injusticia en tu trabajo o seas de esas personas que les apasiona ayudar a la gente.

¿Qué te hace enojar?

Nehemías estaba enojado porque las personas fueron tratadas de la peor manera injustamente. Su corazón estaba con su gente. Estaban siendo constantemente atacados, vivían con miedo y su única preocupación era sobrevivir en medio de la angustia. Esto fue lo que llevó a Nehemías a convertirse en un líder. Esto mismo fue lo que llevó a mi madre a la política. 

Era una mujer joven, la esposa del pastor. Un día ella vio una bruja autoproclamada anunciando que se postulaba para presidente. Este hecho la enojó mucho, entonces mi madre dijo: «¿Dónde están las personas que temen a Dios? Si necesito convertirme en político para traer la redención a mi país, lo haré.” Esto fue lo que la llevó a convertirse en la primera senadora cristiana en Colombia.

 

PERO PRIMERA LA ORACIÓN

Aunque Nehemías pudo haber hablado inmediatamente con el rey, fue sabio. Sabía que era más inteligente no actuar de inmediato, sino orar primero. No gritó. No fue a hablar con la gente que estaba debajo de él. Más bien se sentó y lloró con gran dolor. Nehemías quería hacer algo con respecto a la ciudad, pero primero Dios tuvo que hacer algo en su corazón. Nehemías no hizo una oración de cinco minutos; dice la Palabra que oró por días y estuvo delante de Dios día y noche. En oración se arrepintió como si hubiera cometido todos los pecados de su pueblo. Se humilló ante Dios. 

 

MI HISTORIA PERSONAL

El año pasado pasé por una situación parecida. Me sentía atrapada. Estaba haciendo muchas cosas, liderando muchos proyectos, pero sentía que no iba a llegar a ninguna parte. ¿Te has sentido así? He estado en la ciudad de Miami por más de 18 años. Durante los últimos dos años, Dios ha traído una gran compasión por esta iglesia. Estaba orando: «Dios, nos has llamado a ser tus manos y pies, pero ¿qué estamos haciendo?». Sabía que algo tenía que comenzar en nosotros como iglesia antes de que pudiéramos alcanzar a otros. Esto me llevó al arrepentimiento por el mal liderazgo que había asumido en el pasado. Al igual que Nehemías lo hizo, buscamos a Dios juntamente con mi esposo. Hicimos un ayuno de tres días con solo agua y fue para un solo propósito. Fue en esa búsqueda que encontré algunos libros que me ayudaron, y finalmente, mi mentalidad comenzó a cambiar. Dios trajo claridad a mi vida de muchas maneras.

 

«La oración no cambia a Dios, cambia al que ora». 

(Soren Kierkegaard)

 

 

LA ORACIÓN PRODUCE VISIÓN

Después de la oración, Nehemías sabía que él era el líder indicado para hacer algo al respecto de esta terrible situación. Esta preocupación lo llevó a orar, y su oración trajo la visión a su corazón.

Esta preocupación trajo una pasión de qué era lo que debería hacer. Él entendió que tenía que llevar este problema al rey y sabía que tenía que liderar este proyecto. 

 

“Cada visión comienza como una idea”.

 

La visión de Dios para nuestras vidas no se trata de nosotros, sino de los demás. Cuando entiendes que no se trata de ti, tu visión tiene mucho más sentido. Si tienes una visión de convertirte en millonario y vivir una buena vida, ese no es realmente un propósito. La visión de Nehemías se hizo clara cuando supo que Dios lo había llamado a construir los muros para proteger al pueblo de Dios. Esta visión de lo que podría ser fue lo que lo llevó a hablar con el rey. Esto fue lo que lo hizo querer arriesgar su vida por una causa mayor.

Yo creo que Dios quiere darte Su visión. Como lo hizo Nehemías, pregúntate: ¿Cuál es mi preocupación? ¿Qué me rompe el corazón? No actúes de inmediato, primero busca a Dios. Él te mostrará qué hacer a continuación.

 

Lorena Castellanos

Pastora G12 Church Miami 

Start typing and press Enter to search