EL ÉXITO DEPENDE DE SU ACTITUD

Las cualidades que distinguen al líder sabio son la fuerza y el vigor. Estas características se adquieren a través de un proceso de formación del carácter y de capacitación genuina para aprender a influenciar en otros. Una persona escogida para ejercer el liderazgo será moldeada por el Señor y guiada por principios bíblicos.

Podrá así convertirse en alguien que motiva a otros y que se motiva a sí mismo. Para ello se necesita una fuerza interior especial. Entre más adversidades usted haya tenido en la vida, mayor será la fuerza interior que desarrolle. El éxito es el resultado de una actitud mental correcta y positiva. Una actitud de fe nos lleva a la conquista de aquello que parecía imposible, dado que al permanecer enfocados en Dios se tornará en una realidad. Para David no había lógica en que todo el ejército de Saúl estuviera tan asustado ante Goliat; lo veía así porque él tenía una manera de pensar muy diferente, tenía una mente de fe.

No permitía el temor ni miraba las circunstancias, sino que aprendió a fortalecerse en Dios y a actuar con base en esta convicción. Desde sus primeros años, David tuvo un corazón tierno y sensible con Dios.

Sufrió las presiones normales de cualquier familia contemporánea; fue víctima del rechazo por parte de todos los miembros de su entorno más íntimo, por lo cual se le pedía que cumpliera con las tareas menos atractivas.

La firmeza de su carácter se manifestaba en cómo reaccionaba frente a cada situación, pues lo hacía con un corazón obediente y fiel a lo que su padre le había confiado. David conoció el secreto de la persistencia.

Los grandes líderes de la historia de la humanidad se forjan en sus tiempos de crisis.

La tenacidad es una fortaleza interna que soporta las presiones más indescriptibles, es semejante a un blindaje interior, y de ese material están hechos los líderes que Dios quiere usar en estos tiempos finales. Todo aquel que posee un liderazgo, por lo general, se sale de lo común, y tiene la capacidad de desarrollar aspectos que para él son sencillos, mientras que para otros equivale a toda una hazaña. El líder tiene que librar grandes batallas si desea cumplir con éxito el propósito por el cual está en este mundo.

Start typing and press Enter to search