CÓMO SER MÁS PRODUCTIVOS DESDE CASA SEGÚN EFESIOS 5

CÓMO SER MÁS PRODUCTIVOS DESDE CASA SEGÚN EFESIOS 5

 

Trabajar desde casa por muchas razones es un gran desafío. Hay que aprender a ser productivos en un espacio que cultivamos para descansar. Tenemos que descubrir el equilibrio correcto entre cumplir con nuestras tareas y aprovechar la oportunidad de estar con la familia, sin descuidar ninguno de los dos. Y todos nos hemos preguntado ¿cuánta ropa sucia se puede acumular antes de ser un mal líder? Tantas preguntas, tanto tiempo y, sin embargo, no hay respuestas muy claras. Pero no hay porqué preocuparnos, el apóstol Pablo tiene algunas cosas que enseñarnos en su carta a la iglesia de Éfeso. Estudiemos Efesios capítulo 5 juntos.

 

«Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios« (versículo 15)

Dios nos ha prometido sabiduría, por eso es tan importante buscarlo cada mañana para recibir la sabiduría de cada dia. Recuerda, Él es el Dios que abre caminos. ¿Tu lista de tareas pendientes se parece al Mar Rojo, que parece imposible cruzar? ¿Tus finanzas se parecen más al desierto que a la Tierra Prometida? Dios es un experto en separar los mares, hacer que el agua brote de una roca, restaurar familias y sanar a los enfermos. Hoy hay sabiduría para ti, sabiduría para criar a tus hijos, para liderar y para crecer. También hay gracia para caminar (andar), porque ese es el mandato que Dios nos ha dado. No puedes caminar dos pasos a la vez, entonces, ¿por qué tratar de vivir dos días a la vez? ¨Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.”- Jesús (Mateo 6:34 NTV).

«Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.« (versículo 16)

Pregúntate: ¿Dios que quiere que haga hoy? ¿Qué está esperando de mí? El versículo 17 del mismo capítulo dice: «Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor«. Aprovechamos al máximo nuestros días cuando le damos prioridad a los propósitos de Dios. Descubre qué es lo que Él ha determinado para ti en este tiempo, y confía que Él te guiará hacia ello. Escribir tu lista de quehaceres la noche anterior te ayudará a despertarte con un plan y sin estrés. Al hacer la lista de quehaceres, es importante filtrar nuestras tareas por nuestras prioridades. A mi me gusta hacer una lista grande para toda la semana los domingos por la noche con las siguientes categorías: Orar por, Personal, Familia/Hogar, Ministerio, Estudios y Trabajo. Luego hago una lista de tareas cada noche más corta para el dia siguiente. Esto me ayuda a tener claro mis objetivos y prioridades sin sentirme abrumada.

«No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.» (versículo 18)

Para algunos, estos meses han proporcionado el descanso necesario, para otros ha presentado la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente, y para muchos ha aumentado el peso de la responsabilidad. Cualquiera que sea tu caso, tú y yo necesitamos llenarnos de las cosas correctas durante este tiempo. Principalmente, esto significa estar lleno de la presencia y la Palabra de Dios. Como familia MCI y G12, nos hemos conectado cada semana a los seminarios y hemos recibido la llenura de Dios a través de mensajes dados por grandes hombres y mujeres de Dios. (Todavía están disponibles aquí si desea escucharlos nuevamente). También es importante comer bien, tomar agua, tomar sol y respirar aire fresco. No olvidemos que somos seres espirituales viviendo en cuerpos de carne, pero este cuerpo es el único que tenemos, ¡hay que cuidarlo! Antes de comenzar el trabajo o las tareas domésticas, haz una rutina de estiramiento o un poco de ejercicio en tu sala. Date el regalo de fuerza física, movilidad y alimentos nutritivos. También es importante llenar nuestros hogares con todo lo bueno: adoración, amor, afecto, servicio y amabilidad. ¡Oh, si nos tomáramos este tiempo para reconstruir nuestros hogares en altares de adoración para Dios!

¨Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.¨ (versículo 19)

La adoración es un estilo de vida, seguramente te has dado cuenta de esto durante estos meses donde no hemos podido reunirnos en los edificios de nuestras iglesias. Nota que Pablo está diciendo que debemos hablar entre nosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales. Esto significa que la forma en que hablamos con nuestra familia y las conversaciones que tenemos en los rincones de nuestra mente son importantes. La adoración no se limita a los instrumentos musicales; nuestras palabras pueden ser las letras de una alabanza a Dios, nuestro tono la melodía de una adoración genuina y nuestros actos privados de servicio el ritmo de nuestra banda sonora de cuarentena. 

«Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.» (versículo 20)

¡Tómate un descanso para dar gracias! Hace unos años comencé a cultivar el hábito de la gratitud en mi vida, comenzaba y terminaba cada día dando gracias. ¿Qué tal tomar un descanso de siete minutos para anotar y luego leer en voz alta por lo que estás agradecido? La gratitud y la risa son como mini vacaciones que podemos tomar durante todo el día.

«Someteos unos a otros en el temor de Dios.» (versículo 21)

Somos bendecidos de ser parte de una casa que nos alimenta y nos protege. Parte de alcanzar el éxito que deseamos es someternos el uno al otro. Hay una bendición especial reservada para aquellos que permanecen conectados (Juan 15). ¿Por qué es importante participar en la célula todas las semanas, entrar a las transmisiones en vivo y mantenerse conectado? Porque cuando escuchamos la Palabra de Dios, nuestra fe crece, cuando oramos con otros, nuestro hombre interior se fortalece. Perder estas oportunidades es como perderse una comida, solo te puedes perder tantas comidas por seguir trabajando antes de que tu cuerpo se detenga. Funciona de la misma manera con nuestro espíritu y alma, solo hay tantas «comidas» que podemos perder antes de que nuestro estado de ánimo cambie, la voz del temor se vuelva más fuerte que la de la verdad y nos irritemos con nuestra familia. La sumisión es un regalo, también forma parte del camino hacia una vida de bendicion. Podemos someternos a nuestros pastores de las siguientes maneras:  ingresar a las reuniones de Zoom 10 minutos antes, compartiendo sus publicaciones, respondiendo sus mensajes, orando por ellos y asegurándonos de que sepan que tienen nuestro apoyo. Podemos someternos a aquellos en nuestro hogar haciéndolos más grandes que nosotros, sirviéndoles antes de que nos sirvamos a nosotros mismos, haciéndolos sentir amados con las pequeñas cosas del día a día, y lo más importante, orando y mostrando afecto.

Repasemos

los seis consejos prácticos que Pablo nos dejó para trabajar, “hacer iglesia” y vivir desde casa:

  1. Pide sabiduría.
  2. Hacer una lista de quehaceres con propósito.
  3. Llenar tu tanque con todo lo BUENO.
  4. Adorar con tu vida.
  5. Tomar descansos de gratitud.
  6. Mantente conectado y sirve.

 

¨Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.¨

Efesios 5: 1-2

 

Start typing and press Enter to search