Dios Quiere Sacarte Del Desierto

Dios Quiere Sacarte Del Desierto

Por: LORENA CASTELLANOS

 

Estás cansado de vivir en el desierto? Tal vez han pasado los años y nada que vés lo que Dios te había prometido. Te has preguntado por qué será? Por algunos años yo sentía como que mi ministerio no avanzaba. Pensé que con las muchas actividades que hiciéramos Dios iba a traer el fruto. Al final del año cuando evaluabamos veíamos que todo se mantenía igual. Este año me determiné a hacer cambios en mi propia vida y a verdaderamente confiar que Dios actuaría y he empezado a ver el cambio. Es increíble que el recorrido desde Egipto hasta la tierra prometida solo son 11 días pero al pueblo de Israel le tomó 40 años. Por qué fue esto? Aún en medio del desierto Dios hizo cosas sobrenaturales: Les proveyó el maná del cielo, agua salió de las rocas, era una columna de nube de día y en la noche de fuego, les dió la Ley Mosaica.

 

La generación de la época de Moisés tenía varias características:

  • Se seguían viendo como esclavos

Aunque Dios ya los había rescatado, ellos muchas veces anhelaban volver a Egipto. Estas personas es lo que llamamos odres viejos. Piensan que ya se las saben todas, no se dejan moldear ni por Dios, ni por el líder. Muchas personas son así, siguen viviendo en “Egipto” o en la esclavitud del pecado. Por medio de la Sangre de Jesús Dios nos hizo libres de toda opresión, es tiempo de empezar a vivir como hijos de Dios.

  • No aprendieron a vivir por fe

En Egipto estaban acostumbrados a tener una rutina y una “estabilidad.” Cuando Dios los saca de esta tierra, esto significaba salir y confiar que Dios los iba a guiar. La fe es creer que Dios tiene control de la situación. Cuando Dios nos saca de nuestra zona de confort ahí es donde es probada nuestra fe. Imaginense que ellos vieron cómo Dios envió las 10 plagas a los egipcios, cómo abrió el mar rojo, cómo destruyó al ejercito enemigo y aún así dudaban del poder de Dios. Dios nos muestra su poder pero el lo que está esperando es un cambio de corazón.

  • Permitieron la murmuración

En Números 13 cuando Moisés los envió a explorar la tierra, 10 de los 12 espías trajeron el siguiente reporte: “No podremos combatir contra esa gente. ¡Son más fuertes que nosotros!” (Numeros 13:31 NVI) Este reporte hizo que toda la nación murmurara contra Dios y contra Moisés. Que triste, este fue el momento que Dios le dijo a Moisés que ninguna persona de esta antigua generación entraría a la tierra prometida. Que iban a pasar 40 años y que la nueva generación sería la que entraría a poseer esta tierra. A Dios le duele cuando hablamos negativamente, cuando no confiamos en su promesa.

Dios quiere sacarte del desierto hoy mismo. El primer milagro que tiene que suceder es que tu lo creas con todo tu corazón.

  • Vas a verte como un hijo de Dios

Eres heredero de sus bendiciones. Ten la convicción que Dios quiere bendecirte hoy.Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Romanos 8:17 RV) Si has padecido pruebas también serás glorificado junto con el.

  • Lánzate a tomar riesgos

Tal vez toda la vida has hecho lo mismo de la misma manera. Es una determinación que haces. Esa es la fe hacer cosas que muchas veces no tengan sentido. Dios no tomó la ruta fácil para llegar a Canaán. El los llevó por el camino más largo y más difícil. Estos pasos los tomas a medida que aprendes a escuchar la voz de Dios.

  • Cuida tus palabras

Por más que veas que la situación está difícil o casi imposible no hables cosas negativas. Si hay cosas por mejorar lo puedes decir en una tónica positiva. No simplemente critiques si no se parte de la solución. No desanimes tu grupo, tus discípulos, las personas en tu iglesia. Un reporte negativo puede llegar a crear un gran conflicto en toda una congregación.

 

0

Start typing and press Enter to search