CÓMO TENER UNA FAMILIA EN EL PROPÓSITO DE DIOS

La marca

Unidad y compañerismo, pero lo más importante y trascendental que ha traído mucha bendición a nuestras vidas, es la marca del servicio a Dios, basada en una promesa que está en Éxodo 23:25 “Adora al Señor tu Dios, y Él bendecirá tu pan y tu agua, yo apartaré de ustedes toda enfermedad.”

Esta promesa la tomamos junto con mi esposo desde nuestro inicio en la vida cristiana y hemos visto como se ha cumplido en cada uno de nuestros hijos y en nosotros como pareja trayendo bastante bendición en cada área de nuestra vida.

La intercesión

Es la llave que Dios nos dio desde nuestros inicios en la vida cristiana para ganar a toda nuestra familia, pues en la oración se gana, conquistamos y representa también la guía que recibimos de Dios a través del Espíritu Santo.

Es una ayuda integral para toda la familia y a través de ella hemos conquistado las promesas de Dios, sé que de acuerdo como vayamos orando, decretándola y profetizando, de esa misma manera veremos esas promesas de cumplidas.

Servicio a Dios

Es importante tener esa visión en todo tiempo a través de la oración, pero lograr esto se gana cuando involucramos a nuestros hijos en cada actividad que se presente en la iglesia.

Es importante reconocer los talentos que tienen y buscar la manera de que los ejerzan, también es fundamental entender sus temperamentos y sus tiempos, pues no todos tienen el mismo proceso de recibir ese llamado de parte de Dios, todos pasan por situaciones distintas, por quebrantamientos y momentos de escuchar la palabra de Dios en donde les va a confirmar lo que como padres les hemos influenciado. Es cuestión de darles motivación, una buena relación y entenderlos plenamente.

Como padres debemos ayudar y pastorear a nuestros hijos

Siempre tenemos la responsabilidad de orientar a nuestros hijos, muchas veces como padres pero también otras como sus pastores, llevándolos a esos lugares de reposo y delicados pastos, que ellos sientan que tienen padres que les hacen pasar momentos agradables y le presentan a un Dios bueno y de oportunidades, pero también un Dios con un cayado que debe dar corrección. Dios da la visión para poder comprender y corregir a cada hijo, hemos aprendido que de nada vale pastorear un rebaño que no es nuestra familia si nuestros propios hijos no están siendo pastoreados, si podemos lograr esto primero podremos hacerlo con mayor excelencia a la iglesia.

Gratitud

A Dios porque hemos cumplido el propósito de Dios de ser pastores y tenemos una familia en donde Él es nuestro pastor y todos tenemos ese corazón de ovejas pues todos necesitamos ser guiados y dirigidos por Él.

Start typing and press Enter to search