APRENDIENDO A SERVIR A LOS DEMÁS

APRENDIENDO A SERVIR A LOS DEMÁS

Todos conocemos la historia de Pablo, un hombre que al tener un encuentro genuino con Jesús, tuvo un cambio de naturaleza. Pasó de ser un perseguidor de los cristianos, a ser un hombre apasionado por expandir el evangelio a todo lugar donde tuviera la oportunidad, llevando el mensaje de salvación a cada ciudad y nación. Es un claro ejemplo de cómo una vida dispuesta puede llegar a dejar huella de generación en generación.

Al estudiar el libro de Romanos, conocemos más a fondo su vida y su convicción por Cristo, pero también he visto que aquel que puede comprender esta Epístola, puede también tener fácilmente la revelación del resto de las Escrituras, por eso te invito a que en este tiempo puedas estudiar  y profundizar en este libro. Y precisamente me impacta cómo comienza el primer capítulo de Romanos:

“Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol,

apartado para el evangelio de Dios”

(verso 1)

Hay dos cosas importantes que veo en este primer versículo, y que las resumiría como los actos más importantes que determinan nuestro propósito en Dios:

*¿Puedes ver la primera palabra que está después de su nombre? Dice claramente: siervo. Esto me hace entender que el llamado más grande que alguien pueda tener es a servir a Dios. Pero, claramente podemos ver las palabras de Jesús en Mateo 25:35-36, cuando decía que al no darle de comer, de beber a un hermano, al no cubrir su desnudez, tampoco lo hicieron con Él. En pocas palabras, Jesús estaba exhortando a siempre tener una actitud de servicio hacia los demás, porque de esta manera, es como si le estuviéramos sirviendo directamente a Él.

Recuerda que el mismo Jesús vino a servir, y no a ser servido. Él mismo enseñaba que aquel que sirve es el primero entre sus hermanos, y nosotros como buenos discípulos Suyos, debemos entender que fuimos llamados a servir a otros.

Servir implica negarse a mí mismo, a mis comodidades, a fin de amar a otros y suplir sus necesidades. Por eso, quiero motivar a todos los líderes de célula a que amen su llamado, ese lugar donde Dios los ha llevado a pastorear, porque en una célula es donde podemos servir a otros, llevándolos a que experimenten un nuevo nacimiento, que sus vidas sean transformadas y evidencien milagros.

*Algo adicional que nombra este verso de Romanos 1, es que Pablo fue un hombre apartado para el evangelio, y este es uno de los llamados más importantes que podamos asumir, y es predicar y anunciar el evangelio, que son esas buenas noticias.

Las personas están cansadas de escuchar noticias negativas de su país, de la ciudad en la que viven, de la juventud, economía, y necesitan escuchar una voz de esperanza, así como lo era Juan el bautista, que en su tiempo fue esa voz en medio del desierto. Cada uno de nosotros tenemos un mensaje poderoso, y ése es nuestro testimonio. Debemos hablar de lo que Cristo ha hecho en nosotros y cómo Él puede hacer todas las cosas nuevas en nuestra vida. Por eso, el apóstol Pablo tenía muy claro que no nos podemos avergonzar del evangelio, porque éste es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Y cuando podemos hablar del evangelio, viene ese poder de resurrección y de vida sobre todo lo que estaba muerto. ¿Conoces personas a tu alrededor que necesitan éste toque especial de Dios en sus vidas? ¿Que tal vez están espiritualmente apagados, pero que necesitan un milagro de resurrección? ¡Quiero decirte que tú eres la persona que Dios ha escogido para este tiempo para llevarlos de tinieblas a la Luz Admirable que es Jesús, y  es fácil! Solo determina que a partir de hoy dispondrás tu vida para servirle a Dios, para expandir el mensaje de salvación, y así aprenderás a servir a los demás y suplir su necesidad.

 

Lorena Castellanos

Start typing and press Enter to search