5 PASOS PARA TENER PAZ FINANCIERA

Como iglesia estamos viviendo un tiempo muy importante, en donde Dios nos está llevando a poner en orden nuestras finanzas. Estos son algunos principios que podemos implementar para ser buenos administradores de los recursos que Dios nos ha dado:

1. Tener claro quién es el dueño del dinero

Dios es el dueño del dinero y de todo recurso económico

Cuando entendemos este principio, será fácil tener la costumbre y la cultura de ofrendar, ya que esto será una prioridad siempre en nuestra vida y en el manejo de nuestros ingresos. Cuando tenemos claro que Dios es el dueño de todas las cosas, vamos a entender que también es nuestro Proveedor y que Él suple todas nuestras necesidades. Solo de Él debemos depender.

2. Tener sueños y metas financieras

No hay nada peor que vivir el día a día sin un objetivo, sin una meta financiera; estas metas y sueños con nuestras finanzas, nos motivan a dar pequeños pasos para lograr lo que queremos.

Cuando una persona trabaja y no tiene ninguna meta con sus ingresos, nunca va a lograr nada, se va a estancar y nunca va a generar una riqueza.

Recuerda que la riqueza es desarrollar el máximo nuestro potencial y nuestras capacidades. Procura tener metas, sueños y objetivos pequeños que te permitan ir paso a paso a cumplir lo que deseas.

3. Elaborar un presupuesto

No necesitas ser un experto, comienza por cosas pequeñas; un lápiz y una hoja es lo único que necesitas.

Escribe cuáles son tus ingresos mensuales y cuánto vas a gastar; no olvides que en el primer renglón de tu presupuesto debe estar Dios, es decir, tus diezmos y tus ofrendas, después tus necesidades, lo elemental. El manejo financiero no se trata de amplios conocimientos, sino de actitud, y con éste presupuesto podrás saber en qué área tienes vacíos que deben ser suplidos con determinada prioridad.

4. Desarrollar una cultura de ahorro

Ahorrar va a ser más fácil que endeudarse, por eso establece una meta en donde puedas empezar a ahorrar para alcanzar ciertos objetivos, crea un pequeño fondo de emergencias que sólo toques para casos extremos o necesarios. Recuerda que el ahorro es uno de los elementos que permite que el dinero trabaje para ti, de lo contrario, la deuda hará que tu trabajes para el dinero. Cuando tenemos un ahorro, siempre vamos a tener una oportunidad de esperar y comprar las cosas de una forma más sencilla.

5. Eliminar la cultura del endeudamiento

Si tienes tarjetas de crédito, procura eliminarlas gradualmente; las pequeñas deudas abren huecos muy grandes en el presupuesto mensual, nos impiden ahorrar y nos desconcentra de nuestros objetivos financieros. Paga tus deudas comenzando por las más pequeñas.

Start typing and press Enter to search